Apuntarse al Paro

Si necesitas apuntarte al paro y quieres tener toda la información sobre este trámite, nosotros te la ofrecemos: cita previa, derechos, obligaciones, etc.

Cuando una persona se queda sin empleo, tiene que apuntarse al paro. Es un proceso sencillo, pero que merece la pena conocer de forma detallada para no perderse nada.

Publicidad

Inscribirse al paro es obligatorio cuando un desempleado desea tramitar la prestación por desempleo ya que es el método legal para demostrar la situación en la que se encuentra. Además, para poder realizar cursos de formación profesional y poder acudir a entrevistas de trabajo, es condición indispensable inscribirse como demandante de empleo.

Cómo apuntarse al paro

Para darse de alta como demandante de empleo, se debe acudir al Servicio de Empleo de cada Comunidad Autónoma, a excepción de Ceuta y Melilla, donde para apuntarse al paro hay que acudir al Servicio Público de Empleo Estatal SEPE.

El Sistema Nacional de Empleo es el organismo autónomo adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Está formado por el Servicio Público de Empleo Estatal y los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas.

¿Es necesario pedir cita previa en el SEPE ?

Apuntarse al paro

Publicidad

Una pregunta interesante a la hora de apuntarse al paro es si hay que pedir cita previa. Pues bien, no es necesario, de modo que es un trámite que se puede realizar acudiendo directamente a la oficina de empleo con toda la documentación.

En algunas Comunidades Autónomas es posible apuntarse al paro por Internet. No obstante, lo más recomendable es acudir personalmente al Servicio de Empleo.

A la hora de gestionar cualquier tipo de prestación y ayuda para personas desempleadas sí es obligatorio solicitar cita previa en el Servicio Público de Empleo Estatal SEPE.

Qué documentos hacen falta para apuntarme al paro

A la hora de apuntarse al paro, hay que acudir a la Oficina de Empleo con una serie de documentación.

  • DNI: el documento Nacional de Identidad es obligatorio. Los extranjeros deben presentar el Número de Identificación de Extranjero, además del pasaporte y el permiso de trabajo y/o residencia.
  • Cartilla de la Seguridad Social: obligatoria tanto para españoles como para extranjeros que hayan trabajado con anterioridad en España.
  • Certificados académicos: todos aquellos certificados académicos que permitan acreditar la formación de la persona que desea darse de alta.
  • Documentación extra: también se puede aportar toda aquella documentación extra que pueda ayudar a conseguir un nuevo empleo.

Compromisos y obligaciones al apuntarse al paro

Inscribirse en el paro implica una serie de obligaciones que la persona debe asumir.

La primera y más importante es la búsqueda activa de empleo, la cual tiene lugar cuando el trabajador en paro ha realizado alguna de las siguientes actuaciones: enviar el CV a al menos tres empresas, acudir al menos a una entrevista de trabajo, incribirse en una o más agencias de colocación, inscribirse en dos o más portales de empleo, presentar la candudadura en al menos una oferta de empleo gestionada por el SEPE o realizar algún curso de formación gestionado por el SEPE.

Quien se apunta al paro también adquiere la obligación de acudir a las entrevistas de trabajo facilitadas por los Servicios de Empleo, así como aceptar un puesto de colocación que se adapte a su perfil académico y profesional.

Otra de las obligaciones consiste en sellar la tarjeta del paro de manera periódica en la fecha señalada. Y, por último, es condición indispensable informar sobre cualquier tipo de cambio de situación: desplazamiento al extranjero, cambio de domicilio o incapacidad temporal.

Por supuesto, cuando un trabajador de apunta al paro también adquiere una serie de derechos: tramitar las distintas prestaciones por desempleo, llevar a cabo cursos de formación y poder contar con los servicios de un orientador laboral

Para qué sirve apuntarse al paro

Apuntarse al paro

Al apuntarse al paro, se entrega la tarjeta de demanda de empleo. Este documento justifica legalmente que una persona se encuentra desempleada. Dicha tarjeta resulta esencial para poder gestionar a cualquier tipo de prestación por desempleo, así como realizar cursos de formación u optar a las ofertas de trabajo gestionadas por el SEPE.

Hay una serie de beneficios de apuntarse al paro.

  • Posibilidad de acceder a cursos de formación
  • Optar a nuevas ofertas de empleo.
  • Disfrutar de descuentos para desempleados.
  • Tener asistencia sanitaria.

La tarjeta de demanda de empleo es el documento legal que justifica que una persona se encuentra desempleada. Hay que renovarla cada tres meses; es lo que se conoce como sellar el paro. La fecha de renovación se indica en la misma tarjeta.

Este proceso se puede llevar a cabo a través de Internet o acudiendo a la Oficina de Empleo personalmente; en este segundo caso no es necesario solicitar cita previa. En caso de pérdida de la tarjeta, se puede solicitar un duplicado en la Oficina de Empleo.

Ayudas para desempleados

En España existen tres tipos de ayudas para personas desempleadas.

  • Prestación por desempleo: esta ayuda se conoce popularmente como paro. Tiene carácter contributivo, de modo que para poder acceder a ella es indispensable contar con las cotizacione suficientes a la Seguridad Social.
  • Subsidio por desempleo: esta prestación es no contributiva. La solicitan aquellos parados que han agotado su paro o que no cuentan con los años de cotización suficientes.
  • Ayuda para desempleados de larga duración: este tipo de ayuda tiene carácter extraordinario y está destinada a aquellos desempleados que hayan agotado previamente todas las prestaciones.

Para poder cobrar el paro es necesario haber cotizado un mínimo de 365 días durante los últimos seis años. Además, hay una serie de requisitos esenciales: estar en situación legal de desempleo, haber perdido el trabajo de forma involuntaria y haber ocupado un empleo en territorio nacional.

Los primeros 180 días se cobra el 70% de la base reguladora y, a partir de ese momento, el 50%. El periodo mínimo para cobrar el paro es de 120 días y el máximo de 720 días.

Conclusión

A modo de conclusión, destacar que apuntarse al paro tiene un amplio abanico de ventajas. Es por ello que es importe conocer cómo se realiza este trámite y cuáles son los derechos y obligaciones que adquiere el usuario.

Apuntarse al Paro
5 (100%) 2 votos

Te podría interesar