Tipos de Entrevista

Si estás inmerso en un proceso de selección seguramente querrás conocer los tipos de entrevista que hay o si puedes seguir algunos consejos para la entrevista de trabajo y que sea un éxito. La respuesta es que sí, y por ello, además de consejos y tips, vamos a desarrollar algunos ejemplos de preguntas y respuestas para la entrevista.

Antes de nada, has de saber que una entrevista individual es uno de los pasos claves durante el proceso de selección de candidatos. En este punto está en tu mano convencer a la empresa de que eres la mejor de sus opciones.

Publicidad

tipos de entrevista

 

¿Qué es una entrevista de trabajo y para qué sirve?

La entrevista de trabajo es una técnica cualitativa que se basa en recoger información de diferentes individuos. No es una conversación informal, sino que persigue un objetivo muy concreto.

Para el desarrollo de una entrevista deben participar al menos dos personas, un entrevistador y un entrevistado. El primero obtiene información acerca del segundo.


La entrevista sirve para poder comparar varias respuestas a una misma pregunta entre varios candidatos. En la entrevista debes demostrar quién y cómo eres, que vas a poder desempeñar el puesto con dinamismo y proactividad y, por supuesto, que vas a encajar a la perfección con el equipo de trabajo existente.

No hay un solo concepto de entrevista, por ello vamos a ver cada uno de ellos y todas sus utilidades, puntos débiles y fuertes.

Tipos de entrevista

Hay varios tipos de entrevista a los que te puedes someter para acceder a un puesto de trabajo en una empresa.

El número de candidatos y de entrevistadores marcarán la manera en la que se desarrollará la entrevista en función de las necesidades de la empresa y del perfil solicitado.

Según su finalidad

  • Entrevista de selección o de admisión.

En esta entrevista se pretende obtener información para valorar a un candidato a un puesto de trabajo.

Se divide en dos partes. La denominada entrevista previa, que busca recopilar información básica sobre el candidato y que es muy rápida; y la entrevista principal, que suele ser muy amplia y en ella se profundiza acerca de las aptitudes y personalidad de los candidatos preseleccionados.

  • Entrevista de consejo.

Está destinada a aclarar o resolver diversas situaciones conflictivas que puedan suceder de forma natural en el ámbito laboral y que puedan llegar a afectar a las relaciones interpersonales en la empresa.

  • Entrevista de evaluación o promoción.

En este tipo de entrevista se pretende evaluar la labor de un empleado para constatar su posibilidad de promoción, destitución o análisis del puesto que desempeña en la actualidad.

  • Entrevista de confrontación.

Intenta rectificar conductas negativas en las relaciones laborales con la finalidad de plantear soluciones a las situaciones que se deriven de estos problemas.

  • Entrevista de salida.

Este tipo de entrevista se realiza cuando se quiere conocer la razón por la cual un empleado, de forma voluntaria, decide terminar su vinculación con la empresa. De esta manera se pueden analizar errores internos, problemas y situaciones administrativas no detectadas.

 

Según la forma de preguntar

  • Entrevista abierta o indirecta.

El entrevistador realizará preguntas generales y será algo muy parecido a una charla. En esas preguntas tendrás que describirte, hablar acerca de tu último trabajo, de ti mismo, etcétera. El objetivo de estas preguntas es saber cómo te desenvuelves.

  • Entrevista rígida o directa.

Esta técnica es la más habitual cuando son muchas las preguntas a realizar. En ella se suele utilizar un formulario de preguntas preestablecidas a las que se debe responder de forma concreta y concisa.

  • Entrevista semirrígida o mixta.

El entrevistador utiliza una guía de preguntas en las que se combinan preguntas concretas y otras que le permitan al candidato hablar de forma extensa.

  • Entrevista de tensión.

Aquí el entrevistador trata de conocerte un poco mejor poniéndote en tensión a lo largo de la conversación. Para ello te hará preguntas tanto profesionales como personales difíciles de responder. Es decir, tratará de violentarte.

 

Según el número de personas que participen

  • Entrevista personal o individual.

Esta entrevista se emplea cuando se necesita conocer el grado de motivación, por ejemplo, con un entrenador personal, en una consulta médica o psicológica o cuando se busca empleo y hay un encuentro cara a cara con un entrevistador.

  • Entrevista en grupo.

Esta entrevista se utiliza en el ámbito laboral y permite valorar las diferentes competencias entre todos los aspirantes a ese puesto de trabajo. Normalmente un entrevistador, que puede o no estar ayudado por otro miembro de la empresa, realiza la entrevista.

La información que cada individuo aporta de forma verbal permite observar la interacción entre ellos. Esta información puede tener un gran valor y ser muy relevante de cara a una posible contratación.

  • Entrevista panel.

Es una entrevista grupal pero en la que, a diferencia de la anterior, varios entrevistadores entrevistan a cada candidato.

Cada uno de los entrevistadores evalúa al candidato en función de su criterio propio. Al finalizar la entrevista se unifican los criterios y se toma una decisión conjunta acerca de si los candidatos entrevistados son o no idóneos para el puesto.

La ventaja principal de este tipo de entrevista es que permite contrastar diferentes opiniones en una sola sesión, es decir, se tiene una visión más completa y específica acerca de los candidatos. Para que quede un poco más claro, en función de la vacante que se vaya a cubrir podrían participar un técnico de recursos humanos y algunos jefes de departamentos.

Preguntas y respuestas en una entrevista

Algunas de las preguntas que se realizan en los distintos tipos de entrevista son comunes y necesarias para ampliar la información que aparece en el CV. Con el objetivo de que te puedas preparar mejor una entrevista, te ofrecemos las siguientes preguntas y tips.

tipos de entrevista preguntas respuestas

Ejemplos de preguntas

  • Romper el hielo.

Al inicio de cualquier primera conversación se opta por romper el hielo, por lo tanto relájate y déjate llevar. Es importante que charles con normalidad y te muestres natural.

Entre este tipo de preguntas podemos encontrar: ¿le ha costado mucho encontrar el edificio? ¿Cómo ha ido el viaje? O incluso si tienes un nombre compuesto en el CV, te pueden preguntar cómo te gusta que te llamen.

Si has llegado tarde no te líes con excusas, es la peor forma de comenzar una entrevista. Pide disculpas y, a no ser que sea necesario, no menciones ningún tipo de razón para ello.

  • Conocimiento sobre la empresa.

Algunos entrevistadores valorarán tu interés por el puesto de trabajo y la empresa. Por ello, realizarán preguntas para valorar si has investigado la empresa o si estás ahí como podrías estar en cualquier otra.

Estas preguntas suelen ser: ¿qué sabes sobre nuestra empresa? ¿En qué crees que consistirá tu trabajo? ¿Conoces a alguien que trabaje en la empresa? ¿Qué te hace pensar que eres el candidato ideal para este puesto? Para contestar a esta última pregunta, ten en cuenta las características que se necesitan para el puesto y pon en valor tu perfil profesional sin menospreciar a otros posibles candidatos.

Estas preguntas suelen facilitar el proceso de gestión y selección de candidatos y se suelen incluir en todos los procesos.

  • Formación y experiencia profesional.

En estas preguntas debes impresionar. Algunas de las preguntas más repetidas son: ¿cuántos idiomas hablas? ¿Te han echado de algún trabajo? ¿Puedo tener referencias suyas? ¿Cuál es su mayor decepción profesional?

Dominar idiomas es cada vez más necesario y, si afirmas hablar alguno, no debe extrañarte que te hablen en ese idioma o que te realicen algunas de las preguntas de la entrevista en ese idioma. Demuestra tu iniciativa en todo momento, no mientas ni escondas nada, porque es algo que se puede averiguar con relativa facilidad.

Aprovecha las adversidades para convertirlas en fortalezas y no entres en detalles que puedan perjudicarte.

 

Selección de las preguntas más importantes

A continuación te ofrecemos algunas de las preguntas más importantes que te pueden realizar en una entrevista de trabajo y cómo deberías enfocarlas:

  • ¿Cuál es tu experiencia en el sector?

Debes ajustarte a la experiencia en trabajos similares al que optas y resaltar los empleos que te hayan aportado habilidades para este empleo. Si no has trabajado aún en el sector, pero has realizado un voluntariado o prácticas es el momento de mencionarlo.

  • ¿Dónde te ves en 5 años?

No concretes mucho, pero afirma que te gustaría enfrentarte a nuevos retos profesionales en la industria.

  • ¿Qué hiciste cuando estabas desempleado?

Habla de una búsqueda activa de empleo, muestra tus inquietudes y el interés por una formación continuada.

  • ¿Estarías dispuesto a trabajar horas extra?

Muestra disponibilidad y compromiso, pero si va a ser imposible, sé sincero y di que no con una buena argumentación.

  • Errores profesionales.

Reconocer un error implica que se tiene la oportunidad de hacerlo mejor en siguientes ocasiones. Explica lo que aprendiste de él y cómo lo hubieses gestionado ahora con la experiencia adquirida.

  • ¿Has tenido que despedir a alguien?

En caso afirmativo, argumenta una difícil y meditada situación que se tuvo que llevar a cabo porque era lo mejor para la empresa.

 

Preguntas trampa

Estas preguntas están destinadas a romperte los esquemas y la preparación que has dedicado a la entrevista. Se espera recibir una respuesta sincera y espontánea. Siempre llevan una doble intención.

Algunas de ellas son: ¿por qué quieres trabajar aquí? ¿Qué no te gustaba en tu anterior empleo? ¿Qué te molesta de tus compañeros?

En esta ocasión es necesario conocer la empresa y resaltar aquellos aspectos positivos que te hayan llamado la atención y lo que te puede aportar trabajar ahí. No quieren escuchar críticas a la empresa anterior ni quejas de tus antiguos compañeros o jefes.

La forma adecuada de enfocar estas respuestas es hablando de aspectos generales y argumentar una monotonía en el puesto de trabajo, la imposibilidad de ascender o la dificultad de desplazarte hasta allí.

Puedes hablar de que te molesta la falta de atención, la impuntualidad, la negatividad o el desorden, pero no elabores una lista de quejas que no tenga fin y que ofrezca la impresión de que todo te molesta.

 

Preguntas eliminatorias

Se utilizan para descartar candidatos en fases previas o durante el proceso de selección. Son muy eficaces para filtrar los candidatos.

  • En la fase previa suelen hacerse por escrito y son preguntas cerradas relacionadas con los requisitos fundamentales para el puesto. Si respondes a una oferta en Internet suelen hacerte rellenar un cuestionario de este tipo.
  • Durante la entrevista son, normalmente, abiertas. Es decir, no hay una respuesta preestablecida. Es muy importante contestar con sinceridad y de forma concreta.

Algunas de estas preguntas son:

¿Es adecuado el puesto de trabajo para usted? ¿Por qué se conforma con un sueldo tan bajo a su edad? ¿Cuánto espera cobrar?

Con estas preguntas se detecta si estás infra o sobrecualificado y si el CV es real. La ilusión por el puesto de trabajo o las ganas de aprender son las cosas que debes mostrar en este momento.

Como es habitual prepararse las preguntas, las killer questions tratan de eliminarte y por ello has de llevarte la respuesta a tu terreno y comentar que si se perfeccionan tus habilidades podrás aumentar de categoría en la empresa obteniendo un sueldo mayor.

Consejos y tips competidores

A continuación te mostramos una serie de tips o consejos para que en una entrevista de trabajo aumentes tus posibilidades de conseguir el empleo al que optas.

Lo importante es entender la lógica y dinámica de las entrevistas, no memorizar los conceptos o las preguntas que anteriormente hemos expuesto. Debes mostrarte interesante, positivo y muy natural, que no parezca que estás interpretando un papel o que estás en esa entrevista como podrías estar en otra.

tipos de entrevista consejos

1. Investigar la empresa y el puesto de trabajo

Es importante que conozcas la empresa en la que optas a un puesto de trabajo por varios motivos. El principal es para saber si realmente ese es el trabajo que estás buscando, pero también es necesario demostrarle al entrevistador que eres una persona que se toma en serio la oportunidad y que estás preparado.

Puedes recopilar información acerca de los productos, del mercado, de sus nuevos proyectos y lo más importante es que busques información relativa al puesto que ofertan.

En las redes sociales puedes encontrar mucha información acerca del puesto ofertado y también puedes hacerte una idea de las cualidades que buscan si analizas un poco a las personas que ocupan ese puesto o un puesto similar.

2. Apréndete tu CV​

No se trata de recitarlo como un papagayo, sino de que tengas una respuesta adecuada para todo lo que pueda generar dudas al entrevistador. Por ejemplo, por qué dejaste la carrera en segundo curso, por qué hace más de un año que no trabajas o por qué estuviste solo tres meses en tu último empleo.

Aquí tienes consejos para redactar un CV que destaque.

3. Practica la entrevista

Practica con un amigo o familiar algunas de las preguntas que has visto en el punto anterior u otras que pueden hacerte. En muchas ocasiones la práctica supera a la inteligencia.

Analiza tus fortalezas, pon el valor necesario a tus éxitos y ejemplifícalos en un contexto estudiantil, deportivo o empresarial. Debes poder contar cómo tus fortalezas te han llevado al éxito en tu carrera profesional.

No debes obviar tus debilidades, seguramente deberás explicar cómo has conseguido superarlas y cómo las gestionas para que no te afecten en tu día a día.

4. Convence

Muestra interés y pasión por ese puesto de trabajo. Demuestra a tu entrevistador qué estás dispuesto a hacer y oblígale a que apueste por ti.

5. Realiza tus propias preguntas

Existen algunas preguntas que de antemano seguramente quieras realizar a tu entrevistador, pero a lo largo de la entrevista pueden surgirte nuevas. Por ello, anótalas y realízalas en el momento adecuado.

No preguntes lo primero que se te ocurra, haz las preguntas de forma depurada.

Puedes romper el hielo con preguntas tipo: ¿cuánto tiempo lleva trabajando en la compañía? ¿Cuál es su responsabilidad en el organigrama empresarial?

Y al finalizar la entrevista puedes realizar algunas preguntas como las siguientes: ¿tienen planes de formación? ¿Cuáles serían mis responsabilidades? ¿Cree que está en disposición de decir que cumplo con los requisitos solicitados?

6. ¿Qué debes hacer durante la entrevista?

  • Conecta con el entrevistador, sonríe de forma comedida y utiliza el sentido del humor sin excesos. Debes ser profesional.
  • Mantén el contacto visual y muestra entusiasmo.
  • Presta atención, olvida los nervios y concéntrate.
  • Domina tu lenguaje corporal.
  • Sé honesto y di siempre la verdad.
  • No interrumpas al entrevistador, déjale que termine las preguntas.
  • Responde de forma concisa y concreta.

7. ¿Cómo actuar al final de la entrevista?

  • Agradece la oportunidad y despídete con la misma energía y positividad que al iniciar la entrevista.
  • Pídele su contacto, envíale un agradecimiento y si se te olvidó algún dato o detalle, díselo en el mismo, volviendo a agradecer la oportunidad.
  • Analiza la entrevista y anota lo que crees que deberías mejorar para tener más éxito en la siguiente ocasión.

Como ves, hay diferentes formas y tipos de entrevista para optar a un puesto de trabajo. Esperamos que con este artículo puedas mejorar la calidad de tus entrevistas para conseguir tu puesto deseado.

Tipos de Entrevista
5 (100%) 3 votos

Te podría interesar